domingo, 22 de abril de 2018

El meollo de la vida.

Una de las cosas que ayudan a sentirse a uno un poco más feliz o al menos estable en el sentido emocional, es llevar a la práctica lo que piensa, ser coherente. Es difícil, pero cuando usas tu fuerza de voluntad y lo consigues, te sientes como en extásis. Has logrado una o unas de las cosas que llevabas tiempo pensando pero que no hacías, estás acercándote un poco más a quien eres. Es crucial, porque es una sensación que nadie puede arrebatarte, por mucho que digan, critiquen, al final da lo mismo, hablarían igualmente así que,  ¿ Por qué no hacerlo ? 

Lo que me quede de vida quiero vivir, acercarme a lo que soy lo mejor que pueda, no desaprovechar oportunidades por cansancio u ociosidad, querer más y demostrarlo, sacar la belleza de más cosas, aprender, leer todo lo que pueda, ser valiente aunque por dentro esté aterrorizada, escribir y escribir y sacar lo que llevo dentro para que no se pudra. Ya que he tenido la suerte de llegar a respirar y de venir a este mundo, al menos, que no caiga en vano, no sentir que he perdido el tiempo porque tener ese sentimiento ,creo, es peor que que te digan que te mueres. Al menos si te dan esa noticia irte, irte en paz, con la tranquilidad que has dado todo de ti.

*

sábado, 27 de enero de 2018

Quedarse.

Ayer un compañero de trabajo se fue y no sé, pero es de ese tipo de personas que me hubiera gustado conocer más. Aunque luego quizá me hubiera llevado una decepción pero al menos lo sabría. Quedarse con la duda en algunas cosas siempre es un poco frustrante. Por lo demás trabajo, me apunté a clases, y quiero hacer algo más para mantener la mente ocupada.

La verdad, no sé si os ha pasado alguna vez pero hace meses que tengo una sensación que es como si toda mi vida hubiera sido un sueño y en cualquier momento me fuera a desvanecer. Que nada ha sido real . Todas mis pasiones, recuerdos, todo se irá. Se parece haber dormido mucho tiempo y de repente ser consciente de lo que es todo.

sábado, 3 de junio de 2017

3

Sigo aquí con la vida en los hombros, pero continuo,hasta dónde deba.

Y no olvidéis la luz, la luz de la tarde, de las aceras, de las paredes,
de los árboles. Toda la luz.

lunes, 1 de mayo de 2017

1.

Sigo preguntándome cual es esa fuerza que hace que conozcas a alguien y te dé lo mismo todo, que se termine el mundo en sus brazos y que toda la felicidad te venga de repente con solo rozar su piel, ver sus ojos o sentir sus besos en tus mejillas ¿Alguien lo sabe?

viernes, 28 de abril de 2017

Tenéis un don, yo no.

Creo que hay algo mal en mí, en el momento en el que siento aprecio o cariño por alguien, si este me deja, siento como si me arrancaran las entrañas con tanto dolor, que termino por pensar que me quedaré sola para siempre, que nadie me querrá. Digo que no necesito ciertas cosas, que soy como una roca, que los demás se sublevan y que yo no voy a volver a lo mismo. Pero lo hago otra vez, es como si una parte viviera dentro pero ajena a mí y en el momento menos insospechado saltara con toda su furia sobre mí.

Qué suerte tiene la gente, qué don os ha dado la vida si no os afectan tanto las cosas y podéis vivir plácidamente, tranquilos y sin que una gota de nada os perturbe como si fueran miles y millones de gotas a la vez.

Mucha suerte.

lunes, 24 de abril de 2017

Naturaleza

Me gustaría vivir una temporada en una casita en el campo. No hay nada como la Naturaleza para reconciliarse con uno mismo. Es como si al estar cerca de los árboles, el silencio y los animales nuestra alma nos dijera que lo echara de menos, como que hemos perdido el rumbo y la realidad fuera que debemos estar ahí y no en otra parte.

miércoles, 19 de abril de 2017

:

La peor soledad no es estar solo, si no cuando buscas refugio en un amigo con fe de que va a entenderte y apoyarte y te ves que no lo hace, que no te comprende y que además te reprocha tu actitud.

Esa sensación entre decepción, desamparo.

lunes, 10 de abril de 2017

¿Racional?

Siempre me digo ''Esta vez voy a ser más racional'' y vuelvo a las andadas. Bueno, en verdad ahora soy mucho más reflexiva y ya no me influyen tanto ciertas cosas. Porque si no, al final terminas por hacer cosas en las que no te ves prepararada, solo por miedo a que te dejen, a estar sola y luego es mucho peor. Tengo que complacerme a mí misma, no a los demás. Sí, una se vuelve egoísta, exigente,pero ¿Quién no lo es ? ¿ Tengo que sentirme culpable por todo, pedir perdón a cada instante por como soy? No. Ya sé lo que quiero y lo que no y aunque me duela sé que tengo que dejar escapar personas, porque no son lo que busco, no veo futuro, no son para mí.

Quién me quiera que lo haga con todo lo que conforma mi ser. Y ya.