lunes, 20 de enero de 2020

Más sueño que nunca.

Me gustaría hablaros de algo, pero supongo que aún no he acertado en palabras lo que quiero contaros. Han pasado cosas estos últimos meses que inevitablemente me han cambiado casi por completo, porque claro, si no,dejaría de ser yo.

La verdad es que el otro día estando en la ciudad, al atardecer, la vida me parecía más sueño que nunca y tocaba las paredes y abría los ojos para darme cuenta de que era real, que sigo aquí, porque todo es tan frágil.

viernes, 12 de julio de 2019

Ciclos.

- ''La vida son ciclos''  
Una frase que no dejo de oir de la boca de la gente. Todos asentimos con una leve sonrisa cuando todo está igual que siempre,pero cuando las cosas cambian tan drasticamente es imposible que volvamos a esa leve mueca o a esa sonrisa. Las tiendas de tu infancia cierran, se transforman, los hogares cambian,las personas con las que pasaste muy buenos ratos toman otro camino, los vecinos a las que saludabas o familiares a los que amas se van, las mascotas a las que tenías cariño.  La vida es placentera hasta que deja de serlo, hasta que dá un giro y se convierte como si estuvieras asomándote a un edificio de quinientas plantas a punto de caerte, no caes, no saltas,pero a partir de ese momento la tristeza se mezcla con tu sangre como una raíz.

Cuando no paro de llorar salgo de casa, lo hago porque no me gusta que nadie me vea de ese modo,así que por unas horas puedo descansar. Se detiene el río.

En este momento siento como si estuviera dentro de una cueva , a ciegas, por momentos duele tanto todo que nada tiene sentido y por un segundo es en lo que me gustaría convertirme. Pensáis lo mismo que yo. Mi sensibilidad me matará algún día.

También sé que los demás quieren a su lado a otro tipo de personas.
Pero yo no puedo evitar ver el mundo con mis ojos.


No sé, no sé cómo sobrellevar esto.

miércoles, 1 de mayo de 2019

Oleadas.

Siempre será el mismo mes, el mismo día, de año diferente.
Pero nunca será lo mismo sin ti.

lunes, 8 de abril de 2019

Tanto.

Hay tantas cosas de las que podemos escribir y pienso que, ojalá poder escribirlas todas.

martes, 26 de marzo de 2019

26

Hoy he ido a lo que yo llamo ''Lugar sagrado'', voy de vez en cuando, creo que nadie lo sabe y espero que siga así. Hay un silencio, una paz diferente, una tranquilidad. Si conduzco hasta allí es para ver a mí abuelo, recuerdo una vez que le dije a una amiga esto y con su tono que me pareció algo duro me dijo ''No vas a ver a tu abuelo, vas a ver la tumba de tu abuelo''.  Me dolió.  Bueno, pues hoy he estado allí, las palabras inscritas en su lápida se están borrando, pero aún durarán unos veinte, treinta o cincuenta años más. Por un momento tengo la sensación de que él está allí conmigo, mirándome y diciéndome que no llore. Parece que hayan más almas allí vagando aunque por otro lado pienso ;

¿ Por qué tendrían que estar aquí?.  Deben de estar en un lugar con mar, mucho azul, apacible, seguro.

Me vuelvo y camino por todas esas callejuelas, parece una ciudad llena de flores, el ambiente está sobrecargado a rosas y a margaritas, tanto la luz como la sombras son diferentes a los de la ciudad de los vivos.  De repente siento tanta tristeza, una soledad ardiente en las mejillas que hace que piense que el día que suceda no quiera estar aquí. No quiero que nadie lea mi nombre,  ni estar dentro de un hueco de piedra tachado de cemento, no quiero las típicas frases, definitivamente no quiero estar en un lugar tan extraño como este.


Quiero ser árbol, polvo en las profundidades marinas, viento, que las salamandras me acaricien, ser semilla lanzada a la tierra. Porque eso es lo que somos, esa es la libertad que quiero.

sábado, 23 de marzo de 2019

(Poema de Lucía Sánchez Saornil)


La luz de este jardín ya fue luz mía,
yo he cortado otra vez la misma rosa
y he mirado esta hoja silenciosa
caer del mismo tallo, en agonía. 


¿Es que, en mí, esta rosa se recría
y esta luz se genera vaporosa,
esta hoja se muere
y angustiosa de doblega esa rama?

Yo diría que un ayer consumido resplandece
en la profundidad de mi organismo,
y sube a mi corteza y reflorece.

Raíz de mi sustancia apasionada
que salta de un abismo a otro abismo,
por eje de presente atravesada.

martes, 5 de marzo de 2019

3

Hay días en que todo duele más , te taladra el alma cualquier detalle insignificante. El ruido de los coches, las voces,la ausencia, la luz.

sábado, 23 de febrero de 2019

Cansada del silencio. Acoso*

Sí, es cierto que lo que voy a contar es algo que he vivido, pero eso no impide que me cueste hablar de ello, la verdad que nunca he hablado tan profundamente de esto con nadie ni con  tanta descripción, ya que es algo muy difícil, pero intentaré explicarme lo mejor posible y ser lo más breve y concisa.


 ''

Todo empezó en el verano del 2017, entré a trabajar como peón de jardinería junto a cuatro compañeros más. La mayoría eran hombres, unos conocidos y otros no tanto.  En mi grupo éramos yo, tres compañeros y el encargado. Al principio cuando soltaba los tipicos comentarios que él supongo pensaba que yo debería sentirme muy dichosa.pero luego ya sí. Sus frases eran día tras día, ''Mira Ana qué guapa voy'' , ''Normal que quieras trabajar con Ana'' ,''Claro, yo también me quedaría a solas con ella'', etecé.

Para esto él no fue suficiente,  un día en el que iba con un vehículo de la empresa ,yo estaba a su lado y me tocó la pierna, entonces le dije ''qué haces'' y me respondió alegando una confusión de ''Uy, perdona, pensaba que era el freno de mano'' con su correspondiente carcajada.

A todo esto sumemos que un día quiso invitarme almorzar, ''Pide lo que quieras que yo te lo pago''
yo ya sabía de sus intenciones, así que cuando el salió del bar, yo puse la excusa de que iba al servicio y en ese momento pillé a la camarera hiper rápido y le dije que quería pagar mi almuerzo.

Eso que salí del bar,me siento en la terraza (junto con otro compañero) y veo que mi encargado entra (Yo ya iba con miedo porque sabía que iba a enterarse de todo).  Salió del establecimiento, me reprochó que porqué había pagado mi almuerzo cuando me iba a invitar él, todo esto con un tono arisco y mal, así que todo el día estuvo enfadado conmigo, y tuve  que soportar sus malas caras y contestaciones.

En su desesperación porque veía que yo le negaba y rechazaba sus propuestas, en las semanas siguientes intentaba por todos los medios quedarse a solas conmigo, intentó acercarse demasiado a mí fingiendo arreglar el retrovisor de mi parte del asiento cuando, lo juro, tuve que girar mi cara a la derecha porque de no haberlo hecho, él se hubiera lanzado. ! Y estabámos a solas ! Él  y yo.

Fue horrible, estuve semanas sin dormir, con ansiedad, pesadillas, tomando pastillas. Hasta que decidí hablar con un superior para que me cambiase de sección en Jardinería. No podía más.


Al cambiarme, cambié de encargado, la cosa no fue ni a mejor ni a peor, a pesar de que nunca intentó un acercamiento fisico ni me acosó en el plano de intentar quedarse a solas conmigo o falta de respeto, si tuve que aguantar comentarios machistas, como ''¿ Por qué no vienes en bikini a tomar el sol?  pero de él y de la mayoría de hombres, excepto de un compañero que me protegió a sabiendas. Ah sí, y tuve que sufrir un bullying atroz por parte de un compañero en el que me humillaba, me despreciaba . Una vez al no poder sostener sola una herramienta le pedí ayuda y ...¿Sabéis lo que me dijo?   - No queréis igualdad? ! Pues cógelo tú sola!

Ya era el colmo de los colmos....no me podía creer que hubiera ido a parar a un trabajo con gente tan mala, pero malvada y con un machismo terrible.

Si esto no fuera suficiente, el mismo año tuve que terminar una relación, a continuación si no tenía suficiente con el acoso y derribo del trabajo, tuve que sufrir control,persuasión y acoso también por su parte(Mi expareja trabajaba en el mismo sitio también).  La cosa empezó con mensajes, de dónde estaba, qué hacía, que yo era lo más importante en su vida y que no sabía que hacer sin mi.  No borré ninguno de sus mensajes e incluso sigue enviándome para preguntarme qué dónde trabajo y qué tal todo. Evidentemente lo bloquee de todos lados.

Para su ego esto le desmorono, así que lo siguiente fue pasearse con su coche por delante de mi casa, perseguirme al salir del trabajo, yo me sentaba en el coche, él también, yo arrancaba, él también. Siempre tenía que despistarlo por alguna calle para que no me siguiera.

Imaginad el terror que pasé , sin saber si iba a ir a más.


Recuerdo que a los días de ver que él no cambiaba su actitud de acoso, me armé de valor no sé cómo y fui hacia a el y le dije bien claro con estas palabras '' No vuelvas a pasar por delante de mi casa, que para ir a la tuya no te hace falta pasar por la mía, si no, miraré a ver qué puedo hacer, porque esto ya es acoso y no va a pintar bien para ti''.

Estas palabras le fueron indiferentes una semana más en el que tuve que ir con el estomago lleno de pastillas, sin poder dormir y rendir además en el trabajo sin desfallecer de miedo y ansiedad.

Al fin me dejó estar.

''

.Pasé unos meses de tranquilidad pero sufriendo el mobbing machista de cierto personaje,porque no se merece ni ser llamado ser humano, hasta el final, así es.

Un año en el que he sido acosada, controlada, humillada, despreciada, en el que he odiado ser mujer, en el que no podía ni mirarme al espejo, en el que de veras desee ser hombre.

Pero no, no deseo ni quiero ser hombre.

.Soy mujer, quiero ser mujer.



Siento que me he dejado algunas cosas, perdón si no me he explicado bien pero sigo con nervios cada vez que lo recuerdo, no denuncié nada por verguenza, miedo, porque no podía tener pruebas y porque solo quería que pasara rápido , olvidarlo. Aunque evidentemente no lo voy a olvidar nunca, si que os digo que no voy a volver callar más y que seré más ¿Valiente? la próxima vez.

Aunque la verdad ojalá no tuviéramos que ser valientes, ojalá algún día nuestra situación cambie.


Ojalá.


sábado, 29 de septiembre de 2018

Aprendiendo a relativizar. 8:33.

Anoche cuando salí de una conferencia, justo a las ocho y cuarto se encendieron las luces, cuando subí por la escalera de piedras, de estas antiguas de muchos pueblos en el que te despierta una cierta nostalgia de otro tiempo me quedé varada cual mamífero en la orilla, me quedé mirando una farola que se se cernia sobre mi cabeza. Sentí que envejecía, que los sueños y todas las vidas que quise vivir hace muchos años se desvanecían para dejar paso a la realidad. Veo a niños recién nacidos o a adolescentes y no puedo evitar pensar qué hubiera sido de mi vida si mi carácter hubiera sido otro, si hubiera tomado otras decisiones, si mi forma de sentir mi entorno hubiera sido más frío y racional y no tan emocional. Muchas veces siento tantas cosas que no sé cómo canalizarlas  o quiero escribir y no lo hago porque me bloqueo y me viene la frustración.Me arrepiento de haber callado muchas humillaciones que me han provocado secuelas con el tiempo,de permitirlo. Y de haber hecho sufrir también con mis decisiones. En todo caso siempre me he mantenido firme, las veces que he sido como abandonada ha ocurrido porque tengo personalidad y nunca me ha gustado que me manipularan o influyeran en mí por el mero hecho de estar integrada dentro de un grupo y no estar sola.

Pienso que es  importante saber que eres un individuo, cada uno somos como somos, y no deben influenciarte más de lo que debería las decisiones, el comportamiento y el pensamiento de los demás.

La cuestión no es repudiar al mundo, construirte una cabaña en un bosque y y adiós civilización. Aunque la verdad, esta idea es tentadora y la he tenido alguna vez al ver tantas injusticias, ineptitud y la poca tolerancia y comprensión que hay.

Lo que quiero decir es que aunque formemos parte de una sociedad, de un grupo de amigos, de una familia, lo que sea. Nunca debemos perder nuestra esencia, nuestras ideas, nuestros sentimientos y la forma de nuestra alma.  Yo estoy aprendiendo a aceptar por fin mis defectos y mis virtudes y a ser honesta y conscuente con mis pensamientos y mis actos. Y también a saber las consecuencias que tiene y tendrá ser quién soy.

Pero ya no me asusta, ya no tengo ese pánico, ya no. Quizá otras cosas externas, seguro, pero a lo que soy no.

miércoles, 18 de julio de 2018

Recomendación cinéfila.

Mary Shelley (2017). Es la biografía de la autora de Frankenstein. Una Maravilla, fui el otro día a verla y me ha enamorado, la piel de gallina, emoción hasta el último momento, la actuación de Elle Fanning primordial . Una delicia, bueno.. Aún estoy en una nube. Si os gusta la Literatura de época, y todo lo que vivió  a su alrededor y lo que motivó a escribir dicha novela. Os la recomiendo tanto.